Swofford revela el día a día de los jóvenes soldados, que en muchas ocasiones se alistan en el Ejército de Estados Unidos para huir de su realidad, que está ligada a la pobreza y los maltratos de sus padres. El propio Swofford es un soldado de tercera generación que se enlista para escapar del abusivo de su padre, una madre alcohólica y una hermana hospitalizada en un psiquiátrico.

Los relatos de Swofford, llevados al cine por el director Sam Mendes conocido en Panamá por Camino a la perdición y American Beauty y el guionista William Broyles Jr., muestran hechos que oculta hábilmente el Ejército de Estados Unidos.

No todo es tan bello como en los comerciales que alientan a los jóvenes estadounidenses e hijos de inmigrantes, especialmente de latinos, a unirse a las tropas estadounidenses.

Sobre el elenco hay que destacar primero a Jake Gyllenhaal, que suena fuertemente para una nominación al Oscar por esta película o por su trabajo en Brokeback Mountain, ganadora de cuatro premios Globo de Oro el pasado lunes 16 de enero.

2005_jarhead_011.jpg

Gyllenhaal personifica excelentemente al soldado Anthony Swofford. Con la ayuda del guión y del director se presenta en la pantalla sin estereotipos y escenas forzadas. El otro que esta muy bien es el ganador del premio Oscar Jaime Foxx (Sargento Sykes), que demuestra su capacidad y dominio de diferentes registros.

Los demás miembros del reparto realmente fueron bien escogidos, especialmente el actor Brian Geraghty (Fergus) que interpreta al militar más crítico de toda la película. No es un filme familiar y es apto para las personas que siempre anteponen su capacidad crítica. No se la pierda.